Joan Baldoví: «El PSOE ha dejado de ser de izquierdas»

Joan Baldovi web

Es el diputado en el Congreso de Compromís-Ecuo y fue nombrado “azote del Gobierno” por los periodistas parlamentarios; sufrió hace días un desmayo por la tensión de su labor, pero está de nuevo en forma para seguir dando caña al Gobierno de Mariano Rajoy.

Con 53 años, casado y tres hijas, dice que se siente a gusto en el Congreso y en Madrid. Maestro de profesión, exalcalde de Sueca, se confiesa deportista practicante de senderismo y bicicleta. Ama el jazz y el funk; ama su tierra, su país valenciano. “La Isla Mínima”, es la peli que le ha gustado recientemente; dice que está leyendo “El Finançament Valencià” y que refleja muy bien la realidad de la Comunitat Valenciana y sus problemas.

Se siente orgulloso de ser suecano como Joan Fuster, Bernat i Baldoví o José Serrano. Los paseos por la muntanyeta dels Sants de la Pedra y la paella del domingo forman parte de su ser.

 

¿Mejor de diputado o antes de alcalde?
Ser alcalde de tu pueblo es algo hermoso, algo grande. Pero era duro; la tensión que me hizo desmayarme en el Congreso es un problema de hace años, de esa etapa de alcalde. Vas por la calle y debes atender a la gente, sus problemas, no tienes apenas tiempo privado. He sufrido a veces más estrés en Sueca que en Madrid…

Usted es una especie de “llanero solitario” en Madrid, en el Congreso…
Madrid me gusta mucho; he hecho buenas amistades. En mi labor parlamentaria me toca suplir con entusiasmo y mayor dedicación el hecho de estar solo como diputado de mi formación, Compromís-Equo, con originalidad, picardía, saliendo de los moldes y consiguiendo que los medios me presten mayor atención cuando planteo las preguntas o críticas al Gobierno. En el pasado debate, lo que intentaba, antes de desmayarme, era presentar otra manera de ver el discurso de Rajoy, exponiendo todas las cosas que su gabinete no ha realizado en esta tierra.

¿Le gusta ser el azote del Gobierno?
Bueno es un premio de los periodistas parlamentarios que me llena de orgullo, pues reconoce mi esfuerzo en mi papel de diputado. Ese día, ese “llanero solitario” se sintió feliz. Luego también me he dado a conocer por colocarme camisetas reivindicativas o graciosas, que llaman la atención de los medios y me dan mayor eco de los problemas que planteo en el Congreso.

No me imagino a Torró en el Congreso con sus tristes ocurrencias

¿Cree que el bipartidismo está ya muerto en España?
Sin duda lo creo; este debate ha sido el último del bipartidismo del PP y el PSOE. Las cosas están cambiando muy rápidamente. Los próximos parlamentos estatal y autonómicos serán algo más plurales y se habrá acabado con las consecuencias negativas de las mayorías absolutas, con esa situación en al cual los grupos minoritarios nunca podemos conseguir que se apruebe una enmienda.

¿El PP es el partido de la corrupción?
No me gusta hacer generalizaciones, tengo amigos y hay buena gente en el PP y en todos los partidos, pero es cierto que el PP, sus cúpulas dirigentes en todas las comunidades autónomas, han sido una máquina de fraude electoral y de favorecer la corrupción en los cargos públicos; de forma muy grave y especial eso ha sucedido en el País Valenciano. Y en Madrid, Esperanza Aguirre y sus colaboradores son responsables de la corrupción.

¿Está para usted el PSOE en la izquierda?
El PSOE, sus dirigentes, su política, hace ya tiempo que ha dejado de ser socialista, de ser la izquierda. Ha participado en todas las componendas con el PP para mantener las perversidades del sistema bipartidista, como todos los escándalos de las cajas de ahorros y los bancos. Por no hablar de la relación de sus dirigentes y exgobernantes con la gran banca y las grandes empresas del Ibex 35. Es de pena y de vergüenza. Y lo más grave fue su reforma del artículo 135 de la Constitución, para contenar a los poderes económicos, al Fondo Monetario Internacional, mientras no se abordan otros cambios constitucionales más necesarios para dar mayor poder al pueblo.

¿Cómo ve el ascenso de Podemos y otras fuerzas emergentes?
Estuve en los inicios del movimiento de los indignados, en la Puerta del Sol de Madrid, hace ya cuatro años y pude ver que algo nuevo se avecinaba en lo social y en lo político. Ha sido un revulsivo la entrada en el plano político de Podemos como partido. Lo que no me gusta es esa calculada indefinición ideológica; esa forma de buscar votos de donde sea, a costa de usar un cierto populismo crítico que se adapta a todos los públicos. Creo que esa ambigüedad les pasará factura al final.

¿Y Ciudadanos?
Es otro revulsivo que hará a Podemos definirse algo más, porque si no, la gente no sabrá a qué vota en estas nuevas formaciones políticas. Pienso que vamos a pasar del escenario del bipartidismo del régimen de 1978 a otro escenario nuevo más plural.

¿Cómo ve el patio político valenciano?
En mayo, en las elecciones autonómicas y locales habrá grandes cambios y Compromís tiene mucho que aportar a esos cambios sin duda. Mónica Oltra es una gran candidata y muchos valencianos van a votar a Compromís, que ha hecho estos años un brillante papel de oposición, denunciando las tropelías y corruptelas del Consell del Partido Popular. Creo que hay miles de personas que no se sienten nacionalistas, ni siquiera muy de izquierdas, pero se identifican con nuestros palnteamientos de cambio en el País Valenciano. El pueblo valenciano por fin despierta del largo letargo, oscuro, de gobiernos del PP. Y lo urgente del nuevo gobierno valenciano será limpiar el nombre, la imagen, deteriorados por años de corrupción, años de haber convertido este país en una nueva Sicilia de la Mafia.

Ideológicamente estoy entre Joan Fuster y el Che Guevara

¿Cuál es pues la habilidad de Compromís?
Haber sabido sumar cosas, gentes, ideas; gentes que venían del nacionalismo de Joan Fuster con gentes con ideas progresistas que están hartas de la corrupción y el ninguneo a esta tierra. A la vez, hemos integrado en Compromís gentes de color verde o independientes. Esa ha sido la habilidad de esta especie de cooperativa política.

¿Usted qué es ideológicamente?
Estoy entre Joan Fuster y el Che Guevara, porque tengo igualmente un sentido internacionalista de solidaridad con la lucha de los pueblos, como es mi apoyo al Sáhara libre.

¿Prefiere seguir en Madrid o estar en Valencia en estos tiempos de cambio?
Soy feliz en cualquier tarea y lugar, pero es muy importante tener un puesto, una voz en Madrid, en el Congreso, para conseguir una mejor financiación del País Valenciano.

¿Qué opina de la candidatura “Més Gandia”?
Si los compañeros de Compromís creen que es bueno y necesario, me parece estupendo. Gandia no se merece un alcalde como Arturo Torró, un personaje político tan oscuro y controvertido. Hay que sumar fuerzas para echarle de la alcaldía y que el PP no gobierne esa gran ciudad. Cada cual sabe bien lo que necesita en su casa y en Gandia esa es la mejor oportunidad de cambiar las cosas a mejor. No me le imagino a Torró en el Congreso con sus tristes ocurrencias…

Deixeu un comentari

Powered by WordPress | Disseny Avant Publicitat